¿Quién necesita a los bancos?

¿Cuánto tiempo llevamos de crisis?… Parece que fue ayer cuándo los bancos decidieron cerrar el “grifo” de la financiación, pero la verdad es que ya ha pasado mucho tiempo y siguen con el grifo cerrado. Y el caso es que se asegura que aun se va a restringir más.

El caso es que en todo este tiempo no he parado de escuchar a empresarios quejándose de la falta de financiación, de que sus bancos les habían cerrado tal póliza, de que no descontaban pagarés y yo les preguntaba, ¿y qué has hecho?: La mayoría, resignarse, unos pocos buscar en mil bancos más o financiarse a través de financieras privadas…

¿No hay nada más que hacer?, ¿a alguien se le ha ocurrido buscar la solución en sus propias empresas?. Mucho más allá de despedir gente, mirar la oferta más barata de telefonía y prescindir de la máquina del cafe, dentro de la empresa hay un montón de formas de financiarse, vamos a ver algunas:

CLIENTES Y PROVEEDORES: Esenciales a la hora de financiarse. El poder variar el plazo de pago o de cobro puede darnos unos euros extra con los que habitualmente no se cuenta. Muchas veces parecen migajas puesto que se trata de cantidades pequeñas, ¿alguien ha tratado de anualizarlas?. El resultado sorprendería a más de uno. El pronto pago sobre todo aplicado a la hora de cobrar a nuestros clientes nos puede dar una TAE muchas veces superior a la que cobran muchas financieras privadas.

ALMACENAJE: El gran olvidado. Una correcta planificación del stock puede darnos muchas alegrías a la hora de financiación. Tanto las materias primas como los productos acabados son unos consumidores de recursos a los que muchas veces no se les tiene en cuenta salvo para los inventarios a final de año. El almacenaje cuesta, más de lo que pensamos. Hagan números.

TESORERIA: Es algo que nunca me cansaré de repetir. Una correcta gestión de tesorería evita muchos, muchos costes que pueden llegar a enquistarse y viciarse. Los míseros 30 euros por un descubierto se convierten en una TAE desorbitada si los anualizamos. Hace tiempo me dieron un consejo: “una persona ocupándose símplemente de el punteo, la casación y la correcta aplicación de los intereses y gastos bancarios se paga el sueldo y da para mucho”.

SOCIOS: Lo he dejado para lo último. “El banco no me da financiación”… ¿te has planteado el aportarla tu?, si tu beneficio anual supera a los intereses que cobra el banco, no hay que dudarlo. ¿O es que tu no te dejarías dinero a ti mismo?. Un gran ejercicio de autocrítica.

Hay más, muchas mas formas de financiarse sin salir de la empresa, ¿a qué espera para poner alguna en práctica?. Si no se ve capaz, igual es el momento de consultar a su asesor financiero.

Deja un comentario