A 180 pulsaciones

¿Qué había ocurrido?, ¿cuándo se había torcido todo?

Habían sido buenos amigos desde niños, compañeros de colegio, de fatigas, de fiestas, de borracheras, hasta de novias.

Se habían contado todo: las penas, las alegrías, las confidencias, los secretos.

Habían reído juntos, llorado juntos, peleado juntos, bailado juntos, bebido y comido juntos.

Sin embargo, en un momento, algo cambió: las miradas se volvieron esquivas, las llamadas se espaciaron, los silencios se alargaron, las risas desaparecieron.

Habían creído que estaban tan unidos y preparados que dieron el último salto, hicieron lo que creían que sólo les faltaba y que seguro también les iba a ir bien: montaron un negocio.

Y, ciertamente, el negocio funcionó, a costa de estropear el resto.

Ambos se dieron cuenta y decidieron arreglarlo. Como tantas veces habían hecho antes, en tantas reconciliaciones pasadas. Cogieron su ropa de montaña, sus aperos de montañismo, sus botas de escalada y subieron a su montaña fetiche, la que tantas veces habían subido juntos, que se conocían de memoria como cada uno de sus gestos.

Y ahí estaba ahora él, en plena encrucijada. Viendo el cuerpo inerte del que había sido su mejor amigo cien metros debajo de él, destrozado por la caída y las aristas de las piedras. El exceso de confianza, las risas del momento, la conversación animada, la amistad restablecida. Todo ello le había llevado a no fijarse en la roca suelta que estaba bajo sus pies y resbaló, cayendo al vacío.

Con los ojos llenos de lágrimas por no haber tenido tiempo de agarrar su mano para salvarlo de la caída apartó la vista de su amigo y consultó su pulsómetro: 180 pulsaciones por minuto, su punto óptimo para el rendir al máximo.

No se lo pensó. Al fin y al cabo, siempre había deseado volar.

…………………………………………………………………………………………………………….

La culpa de esta historia es de @Teresa_Saez

Gracias por tus tres palabras



2 Respuestas a “A 180 pulsaciones

  1. ¡Me encanta! Qué chula la historia; ha valido la pena esperar una semana más. Además, de deporte, como yo. Muchas gracias, Carlitos ;-)

  2. Me encanta, enhorabuena por la historia.

Deja un comentario