Aire de invierno


Esther abrió la ventana de par en par, dejando que la fresca brisa de la mañana acariciara su piel desnuda resaltando cada poro de su piel.
Pedro estaba en la cama, observando la silueta a contraluz de Esther dibujada sobre un campo de girasoles que empezaban a crecer.
– No te fíes de este sol traicionero-dijo- aquí los inviernos son muy duros.
Esther se giró y comenzó a caminar lentamente hacia la cama.
Pedro la miró mientras se acercaba. Le gustaba. Mucho. Las curvas bien dibujadas de sus caderas, esos pechos generosos, sus piernas bien torneadas. Nada que ver con esas esqueléticas que aparecían en las portadas de las revistas.
Recordó la primera vez que vio sus fotos en la pagina web de contactos a la que estaba suscrito y como decidió enseguida contactar con ella. Le gustaba el servicio de dicha web, que tan bien le había dado resultado las dos anteriores veces. Todo presagiaba que esta vez no seria distinto.
Esther se tumbó en la cama, boca arriba. Momento que él aprovechó para darse la vuelta hacia ella y acercar su boca al  ombligo.
Empezó a besar los alrededores del mismo con suavidad, dejando que sus labios se llenaran de la mayor superficie de piel que podían abarcar. Lentamente fue subiendo hacia arriba, centímetro a centímetro. Al llegar al pecho cogió con los dientes la punta del pezón notando como éste respondía al estimulo poniéndose terso, duro. Sonrió.
Siguió su camino lentamente, pasando por el cuello hasta llegar al lóbulo de la oreja, al que simplemente rozó mientras susurraba un “ahora vuelvo” que sabía que era un gesto que a ella la dejaba a la espera de una sorpresa, totalmente excitada, como las anteriores veces.
Se puso las zapatillas y bajó a la cocina.
Una vez allí, llenó un vaso de agua y empezó a beberlo mientras miraba por la ventana. Aunque el sol todavía calentaba esas primeras semanas de noviembre, su experiencia de hombre de campo le decía que aquel invierno iba a ser duro. Un año más las nieves cubrirían el valle que rodeaba la casa, tapando los caminos y dejándola totalmente aislada del resto del mundo, a varios kilómetros de distancia del pueblo mas cercano.
Debía aprovisionarse bien, para poder pasar el invierno con tranquilidad.
Abrió el congelador y vio que solo le quedaban un par de piezas de carne.
Lo cerró y cogió un cuchillo del taco que había sobre la encimera de la cocina. Pasó suavemente el dedo por el filo para comprobar que éste cumpliría bien su función y se dirigió hacia la habitación.

 

La culpa de esta historia es de @jesterhanny


10 Respuestas a “Aire de invierno

  1. Este es brutal, me encanta, jajaja…

    En breve te enviaré mis tres palabras, que me está dando mucha pero que mucha envídia.

    • Gracias, me alegro que te guste.

      En breve os pido mas palabras para la segunda temporada. Esta ha tenido mucho mas éxito del que nunca hubiera esperado gracias a vosotros.

      Un abrazo.

  2. Impresionante!! E inesperado final!!
    Una maravilla que puedas escribir estas historias a partir de solo tres palabras.
    Una pena que se acabe la serie. Cuál es el próximo reto?? Te mandamos un par de fotos para que te inspiren historias?? Estaremos atentos.

    Saludos

    • Gracias a todos vosotros por vuestras palabras y vuestras muestras de cariño que me animan a seguir.

      En breve, la segunda temporada

      Besos.

  3. Es genial!!!!! Me encanta cómo escribes, enganchas desde la primera línea! Enhorabuena!

    Un abrazo,

    Pd: Estoy deseando leer la 2ª parte!!! :)

  4. Vaya, después de darte tanta lata en twitter me doy cuenta de que nunca te he comentado nada por aquí. Ya va siendo hora de solucionar eso.
    Pues te digo te lo mismo, que me encantan tus historias, que eres buenísimo, que estoy deseando de que llegue la segunda temporada (avísame, que me despisto con facilidad porfa) y que estoy enganchadísima.
    Muchas gracias por tus historias.
    Un beso

    • Joer, y ahora ¿Qué contesto?
      Muchas gracias a todos vosotros por leerlo, por vuestros ánimos y por estar ahí. Por difundirlo en twitter y pedir más.
      Sois vosotros los que me hacen seguir aquí, intentando hacerlo cada día mejor.
      Gracias.

  5. Hola
    Sinceramente: me ha encantado.
    Una admiradora :-)
    (Admiro a quien hace algo muy bien)

    • Lo de admiradora se me queda algo grande.
      Me conformo conque te haya gustado.
      Gracias por tu visita, espero tenerte por aquí en otra ocasión.

Deja un comentario