El regalo (Versión Extendida)

¿Qué tendría?, ¿11, 12 años?. No lo recordaba exactamente, pero en su cabeza sí que tenía la escena: Su madre, con lágrimas en los ojos, diciendo palabras ininteligibles para un niño de esa edad, hablando de temas que, hasta ese momento, no se habían tocado en casa: su padre, la muerte de éste, él, SIDA, VIH… Pero recordaba perfectamente cuál de ellas le había marcado: “sexo”. Suponía que sería por la edad, esa preadolescencia que te llena el cuerpo de hormonas y la cabeza de fantasías.

Y luego, el momento del regalo, que él recibió con los ojos muy abiertos mientras ella se lo entregaba sin dejar de llorar, un paquete pequeño, cuadrado y plastificado.

Y la promesa que le hizo hacer: Su uso. Siempre. Con quien fuera. Donde fuera. Cuando fuera.

Habían pasado ya muchos años desde aquel momento, pero el recuerdo era fuerte. Al principio no acababa de entenderlo, con los años tomó verdadera conciencia y fuerza en sus convicciones. Al igual que la promesa, que cumplió al principio por mera inercia, por caso a su madre, pero que al final se convirtió en algo a transmitir, en algo obligado.

Se levantó, había pedido que lo dejaran sólo y allí estaba, junto al lado del ataúd con su difunta madre, llorando al igual que ella aquella tarde, aunque por motivos muy distintos: por pena, por agradecimiento.

Deslizó la mano sobre su bolsillo y sacó el regalo que su madre le había hecho aquella tarde de años atrás: Una caja de preservativos. Había caducado antes de que tuviera la oportunidad de estrenarla pero nunca la tiró. Después de ella vinieron muchas otras, todas utilizadas, metódicamente, una tras otra, para no transmitir la enfermedad que su madre le había pasado a él mientras todavía estaba en su vientre.

La metió en el bolsillo del vestido de su madre. Acercó sus labios a la fría mejilla y la besó, dejando que una lágrima cayera de mejilla a mejilla.

“Gracias”, susurró.

Cerró la tapa y salió.

 

**********************************************************************

Fue @jesterhanny quien me puso sobre el aviso de un concurso que la página de salud del Ayuntamiento de Madrid había convocado para el día mundial de la lucha contra el SIDA. Miré las bases (y el premio) y me puse a la faena.

Me salió el relato de arriba. Al ir a transcribirlo vino la sorpresa, no eran 500 palabras, sino 500 carácteres. Horror!!

Lo tuve que reducir hasta su mínima expresión para presentar uno acorde con las bases. Si queréis leer cómo quedó, lo tenéis pinchando aquí.

Cuando escribo estas palabras todavía no se conoce el ganador (yo no estoy entre los finalistas). Hay relatos muy buenos, vale la pena leerlos.

Por último, me gustaría dedicar esta entrada a @fernandezdjr por la fantástica forma de difundir el concurso y su estupendo trabajo al frente de www.madridsalud.es 

 

Una respuesta a “El regalo (Versión Extendida)

  1. Bueno, pues ya hay resolución del concurso y ha ganado Chema (@ChemaCepeda) con su relato “Es mi naturaleza”. Digno vencedor, pues el relato es una maravilla.
    Una alegría el poder contar con el ganador entre nuestro TL.
    Desde aquí nuestra más sincera enhorabuena.

Deja un comentario