Hipnotizado

- Y, a ver si te dejas caer por aquí con más frecuencia, que desde que estás con esa casi no te veo.

- ¡Lola, pero si vine la semana pasada!

- Pues, a mi, se me ha hecho muy largo.


Lo dejó caer en un susurro, acercándose a su oído. Luego se dio la vuelta y se marchó hacia la barra, tarareando esa canción que ya no sonaba en la gramola pues se había estropeado de tanto ponerla para bailar pegados cuando cerraba el bar, y dejando a Nolo sin saber que hacer con la cucharilla del carajillo, mirando cómo movía las caderas al alejarse, hipnotizado como tantas otras veces.


Deja un comentario