Parque Infantil

Cuando eres un niño no hay columpios, hay veloces corceles que te hacen ganar mil batallas y fuertes barcos piratas con los que surcas los siete mares.

Conforme vas creciendo, el corcel se hace de madera y las olas son vaivenes de las cadenas del columpio.

Al final, sólo hay columpios de madera.

Ya está, ya has perdido la capacidad de ser creativo. Te has anclado en la realidad dejando que la rutina ocupe toda tu cabeza, viendo las cosas “como son” y bajando los humos a quien no las ve así.

Solamente volviendo a ver desde los ojos de un niño podremos ver más allá de la realidad, tener ideas nuevas, frescas y vislumbrar los problemas desde un ángulo distinto que te haga ver que la solución, a menudo es mucho más fácil y, a veces, más divertida.

¿Qué tal si volvieras a pensar como un niño?

¿Que tal si volvieras de nuevo a subir a esos columpios hoy vacios?

Que te diviertas.

2 Respuestas a “Parque Infantil

  1. Jo, tienes tanta razón… A veces el mundo de los mayores es tan complicado… Y lo más “gracioso” es que somos nosotros mismos los que nos complicamos.

    En esta frase de uno de los mejores libros que alguien (mayor o niño) puede leer se refleja muy bien lo que explicas en tu post :

    “A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: “¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?” Pero en cambio preguntan: “¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?” Solamente con estos detalles creen conocerle.”
    El Principito.

    No sólo me gustan tus historias a raíz de 3 palabras. Esta entrada es genial. Gracias.

  2. Opino al igual que Pilar que esta entrada es genial..
    Cuando veo a mi hijo jugar en el parque , sin preocupaciones, con esa inocencia que caracteriza a los niños , me encanta..
    y si que es verdad que a veces hay que volver a ser como niños para ver el mundo desde otra perspectiva ..
    Enhorabuena por la entrada

Deja un comentario