Pendiente (10)

¿Vas perdido?, igual deberías empezar por el principio

Pendiente: Capítulo 1 – Capítulo 2 – Capítulo 3 – Capítulo 4 – Capítulo 5 – Capítulo 6 – Capítulo 7 – Capítulo 8 – Capítulo 9

 


Nolo despertó al notar un fuerte golpe en la cara. No sabía si había sido el primero, pero por el dolor que sentía lo dudaba. Levantó lentamente la cabeza y miró alrededor.

Estaba sentado en una silla, atado con las manos a la espalda. La silla estaba en el centro de una nave industrial, de las típicas del puerto. La nave estaba totalmente vacía, salvo por su silla. Junto a él estaba el rubio alto de la taberna, que se masajeaba las manos; él debía haber sido el que le había dado los golpes.

Pietr se paseaba frente a él, de derecha a izquierda, y volver. Con las manos en la espalda. En una esquina, desnuda, con las manos atadas a la espalda, tirada en el suelo y con el cuerpo lleno de moratones, estaba Julia.

– Vaya, el bello durmiente por fin  ha despertado – Dijo Pietr.

– ¿Qué quieres de mi? – consiguió a decir Nolo

– Jajajaja – La risa sonó sarcástica y totalmente falsa – Quiero quitarte de enmedio.

– ¿Y de Julia?

– Que siga haciendo su trabajo.

Esto último lo dijo con total naturalidad, como si hablara de la becaria a la que se le encargan las fotocopias en la oficina o del secretario que te sube los cafés.

– Nolo – Continuó Pietr – Sabes que las niñas de 14 años dan mucho dinero. Hay verdaderos depravados capaces de pagar verdaderas fortunas por estar con ellas un rato.

– Por eso las secuestráis – Dijo Nolo – pero, ¿y luego?.

– Luego, las que son buenas y conservan su cuerpo de niñas, tienen mucho recorrido, hasta que cumplen una edad o se desarrollan, momento en el que “caducan”, y hay que deshacerse de ellas. Sin embargo, algunas se rebelan e intentan escapar. En ese caso, se las reúne y se les enseña que no deben hacerlo.

– ¿Qué eres capaz de hacer?

– Es rápido, un tiro en el sitio adecuado. Se acaba el problema y el resto vuelve al redil, más calmadas que de costumbre. La última que lo intentó estuvo a punto de jodernos el negocio, e hizo que tuviéramos que escondernos una temporadita. Creo que la conocías muy bien, ¿no?

– Hijo de puta. Mataste a mi hija.

– Y fue una verdadera pena, era muy buena en su trabajo. Al igual que Julia. Por eso ella debe aprender. Y lo hará viendo cómo mueres.

Hizo un gesto al rubio que estaba al lado de Nolo y éste sacó de su chaqueta un revolver. Lo amartilló y le puso el cañón en la sien a Nolo.

Nolo levantó lentamente la cabeza, miró a Julia a los ojos y no pudo más que susurrar: “Lo siento, te he fallado”.

El sonido del disparo rebotó en las paredes vacías de la nave, que lo devolvieron multiplicado haciendo vibrar los cristales de las ventanas.

……

(Continuará)

El próximo viernes. El final de la historia.

 

 

 

 

 

6 Respuestas a “Pendiente (10)

  1. Espero que no se te haya ocurrido asesinar a Nolo. Y no digo más :-)

  2. Noooooooooooooooo!!!!

    Esto no puede ser! Pobre Nolo, mataron a su hija, lo sabía! Espero que haya entrado por allí Lola y se haya cargado al rubio y luego se cargue a Pietr.

    Ains! Un aviso: cárgate a Nolo y toda mi irá se descargará sobre ti.

    Sin acritud ;)

  3. Nolo no ha muerto. Es como en las pelis, viene el colega y le salva en el último momento. Verdad? …..Más te vale, porque por una vez que conozco al guionista…puedo ser terriblemente maligna…

  4. Me he quedado muerta!!!!!, Que crueldad!!!

  5. Coincido al 100% con Inés: ¡¡¡¡¡Nooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!

  6. uff ,no puede ser nuestro Nolo no puede haber muerto..
    espero como dice Inés que haya sido Lola la que haya disparado a los “malos” .. que tensión..esperaremos al próximo viernes.. aviso: ya no me quedan uñas !!

Deja un comentario