Punto de inflexión

Viernes, 7 de Febrero de 2.014

6:10 – Suena el despertador;  inexorable, tirano, incontestable, como todos los días. La Yol se levanta lentamente y se queda sentada en el borde de la cama. La oigo suspirar, últimamente las noches están siendo duras, el sueño no llega como debe y el descanso no es el debido. Sé que tengo parte de la culpa, pero no puedo evitarlo. Lentamente, se quita la camiseta del pijama y veo cómo su silueta se dibuja sobre la luz de las farolas que se cuela tímidamente entre los agujeros de la persiana. Pienso lo mucho que me gusta, y lo increíble que puede parecer que, después de veintitrés años, ese cuerpo me siga enamorando cada vez que lo veo. Se levanta y se dirige hacia el baño.  Me acurruco en su lado de la cama, abrazando la almohada y notando su ausencia.

6:35 – La Yol ha acabado y sale del baño, se sienta en mi lado de la cama y, con los ojos todavía sin acostumbrar a la falta de luz, me busca para darme el beso de despedida. Juego a que no me encuentra, sonríe al dar un par de besos al aire hasta que me acerco y nuestros labios se encuentran. La despedida habitual y baja a la cocina, a desayunar. Yo aprovecho para encender la luz de mi mesita y, mientras la escucho prepararse el desayuno, abro el libro para leer un rato. Es mi momento de tranquilidad lectora. Estoy con “De qué hablo cuando hablo de correr”, un libro de Haruki Murakami que hacía tiempo que quería leer. Me está gustando, te hace pensar sobre la vida que llevamos. Escucho la puerta mientras paso las paginas, la Yol se va a trabajar.

7:10 – Hora de empezar. Salgo de la cama, pongo las sabanas en la ventana, me aseo y bajo a desayunar. Preparo los almuerzos de los niños y me siento con mi tazón de café con leche, mis galletas y mi iPad. Abro el apalabrados y veo las jugadas. Últimamente son Fran, Susana y Gabi quienes estimulan mis neuronas de buena mañana haciendo que busque las palabras con mayor puntuación. Y Mònica, por supuesto, que se ha convertido en algo más que una contrincante para pasar a ser una parte de mi vida a la que echo en falta las mañanas que no la tengo al otro lado del desayuno, para compartir jugada, saludo o confidencia.

7:45 – Toca truncar los sueños infantiles. Adrián se hace un poco más el remolón y Nico se despierta con su habitual sonrisa. Quien no lo ha sentido no puede imaginar lo bien que saben esos besos pastosos a primera hora de la mañana.  Aseo, desayuno, camas preparadas, dientes limpios, un rato de tele, chaquetas, zapatillas, mochilas y al cole.

8:20 – Salimos hacia el cole. Desde que yo estoy en casa vamos andando, las abuelas los llevaban en coche. Son poco menos de veinte minutos a paso infantil. Nico de la mano, Adrián un par de pasos por detrás. Hablamos por el camino; Adrián del cole, de sus amigos, de sus pensamientos, de su mundo; Nico de fútbol, como siempre.

9:10 – Tras dejar a los niños en el cole, llego a casa, me cambio y salgo a correr. Hoy no hace mucho frío y cojo ritmo rápido. Casi nueve kilómetros a poco más de cinco minutos el kilometro. Me conformo con la marca, aunque debería aumentar la distancia. Hago propósito de enmienda para que así sea, como cada día, aunque sé que no lo cumpliré. Día tras día salgo pensando que debo pasar la barrera de los diez kilómetros, pero, cuando me estoy acercando, mis piernas no acaban de responder y vuelvo hacia casa. Sé que cuando consiga hacerlo más de dos días seguidos, lo veré de otra forma, pero hoy sigo como siempre.

11:00 – Una vez duchado y repuesto salgo hacia el Ecus, a almorzar con Juanlu y con Juanjo. Es increíble cómo un rato así, con los amigos, es capaz de cargarte las pilas, de llenarte de energía positiva, aunque no hables de nada importante, sólo tontees y compartas el momento. Es de lo mejor de la semana, ese momento que tal y como acaba, esperas que vuelva, aunque tengas que esperar otros siete días. Muchas mañanas me encuentro con el móvil en la mano, dudando si llamar para quedar, pero no lo hago, mis obligaciones laborales me tienen atado en casa, tras el ordenador. Tras el almuerzo, toca comprar para hacer la cena: Consum y la carnicería. En esta última se me hace la boca agua. La carne cruda se presenta ante mí y me llevaría de todo. Se nota cómo los pequeños comercios cuidan más la calidad de sus productos que las grandes superficies.

12:15 – Una vez en casa comienzo a cocinar. Voy alternando entre las carrilladas al vino tinto y el tiramisú, pues los tiempos de cocción dan para ello. Pongo música. Elijo una lista con la Banda Sonora de True Blood, country y rock a partes iguales. La receta lleva vino y aprovecho para tomarme una copa. Me sorprendo cantando a grito el “Bad things” de Jace Everett y bailando mientras voy añadiendo ingredientes a la olla. Paso el resto de la mañana en la cocina, cantando, bailando, cocinando, bebiendo vino y limpiando.

***************************************************

Son las 15:30 y estoy sentado en el sofá, hace rato que he acabado de cocinar y de comer y en poco tiempo llegará la Yol de trabajar. Estoy escribiendo esto en el ipad mientras una amplia sonrisa se dibuja en mi cara. Hacía mucho que no sonreía así, de forma sincera, sin nadie que me mire, sin nadie a quien sonreír, sólo para mí. Casi se me había olvidado la sensación. Es una sonrisa inesperada por el momento en que llega, pero agradecida por lo que significa. Esta tarde no podré ir a por los niños al cole, pues tengo que cumplir con mis quehaceres laborales dado que esta mañana no he podido adelantar nada del trabajo pendiente, he estado más ocupado en vivir. Es lo único que me molesta, el perderme el momento de salir de clase y darles la merienda. Me he dado cuenta que el resto me da igual, que hoy he sido realmente feliz, que he disfrutado en casa, de la casa, con la familia y de la familia. Que algo dentro de mi ha hecho “clic” y un resorte ha saltado por los aires haciéndome entender lo simple que puede ser la vida. En estos momentos, mientras escribo estas líneas me planteo dejar el trabajo, darme de baja de autónomo y dedicarme a escribir, en casa, a plasmar letras sobre un papel hasta llegar a formar una novela, algo largo, sustancial. Supongo que de baja calidad al principio, pero no me importa, pues la satisfacción vendría al acabarla. Sería duro, renunciar a los exiguos ingresos que tengo ahora, convencer a la familia de mi decisión, aplicarme una disciplina que, en estos momentos, no tengo y lanzarme al vacío. Al igual que hizo en su día Haruki Murakami.

Quizá debería hacerlo.

O quizá debería dejar de leer a Murakami.


10 Respuestas a “Punto de inflexión

  1. Pues esos clics, son los mejores. ES cuando te das cuenta de que todo es sorprendentemente fácil y que te has estado complicando la vida de manera idiota.
    Lo único importante es que seas feliz y cómo lo consigas es lo primordial. Te has dado cuenta de que no necesitas mucho más para ser feliz que ser consciente de la realidad que te rodea?
    Yo he tenido muchos ‘clics’ porque he tenido muchas recaídas. y ahora es cuando puedo decir que sí. que soy feliz.
    qué ocurrirá mañana? perderé el trabajo? perderé a mi pareja? mi casa? no lo sé. Sólo sé que no sirve de nada adelantar acontecimientos, porque la vida da muchas vueltas
    Tantas que aún nos quedan carajillos y Gintonis para aburrir, y para arreglar el mundo. Nuestro mundo.
    Adelante, rompe con lo establecido. Sal de tu zona de Confort y busca otra zona.
    Se feliz y yo que lo vea

  2. Es tan etérea, tan inconstante e infiel la felicidad que, en esos extraños segundos en los que nos damos cuenta que esta callada, sentada a nuestro lado, tan solo podemos sonreír, tímidamente, por no asustarla y que salga otra vez huyendo…
    Tan sólo podemos dejarnos acariciar por su perfume y retener esos instantes en la memoria. Combustible para cuando los malos tiempos vuelvan a la carga.
    Le estoy viendo caballero, con esa sonrisa en el rostro. Y eso, quiero que lo sepa, también nos hace felices a quienes tenemos la fortuna de conocerle.
    Un abrazo.

  3. Todos conocemos y disfrutamos de tu talento, Carlos. No sé si alcanzas a imaginar la delicia que supone leer cada una de tus entradas, cada una de tus historias y relatos…
    Obviamente es una decisión muy personal y tremendamente complicada. Tan sólo quiero que sepas que yo, como Netbookk, te visualizo feliz escribiendo. Y si decides lanzarte, seré la primera en comprar cada una de tus novelas. Espero que, al menos, la primera sea firmada. :-)

    Un abrazo de una convencida de que los “clics” suceden para y por algo. Y, aunque inevitablemente van acompañados de incertidumbre, quizá sea conveniente seguirlos…

  4. Echa tus cuentas, tus lista de pros y de contras… tu sueldo, tu tiempo… y luego, luego rompela si para ti la felicidad no tiene precio. Si no lo tiene, ya sabes que es lo que mas importa.
    Ojala pudiese liberarme de mis cadenas laborales, de mis compromisos económicos y porqué no, de mis ansias de superación. Y dedicarme solo a mi hijo, a leer y a escribir. Pero decidi a hace tiempo llevar la contraria a una profesora de literatura que me vaticinó infelicidad por desoir un talento que según ella tenía.
    No lo desoigas tú, y si crees que así podras aunar felicidad personal , laboral y familiar, úsalo para dar ese paso.
    Hoy ya no es como antes a la hora de publicar, ya ves, en un ratito ya tienes dos ansiosas lectoras compradoras de tus letras.
    Pd. Me alegra comprobar que compartimos mas cosas que gustos por la cerveza. Ayer cayó una Voll dam en tu honor. ;)

  5. Dos cosas.
    Lee ese libro de Murakami…pero no leas más de él. Con este lo mismo te.motiva…con sus novelas te daran ganas de suicidarte.

    Me ha gustaso mucho. Me alegro de tu felicidad, de verdad.

  6. Sigue leyendo a Murakami, yo haré lo mismo contigo. Y sé feliz, siempre. ¿Para qué soñar si podemos hacer nuestros sueños realidad?
    Un beso.

  7. Vive, Carlos.
    Sólo eso.
    :-)

    Y nunca nunca dejes de escribir.

    PD.- Qué suerte tiene La Yol. ;-))

  8. El talento que tienes debes explotarlo Carlos, ese sin duda es el camino adecuado y que mantendrá estable tu felicidad :)

    Muy entretenida la lectura, te seguiré próximamente y te animo a que tú también continúes con tus retos e ilusiones ;)
    Diana.

  9. Tronco, no te conozco, te he leído porque te ha seguido mi adorada Jomeini. Y no sé porqué coño he llegado hasta este relato tras leer el de la media. Y me ha gustado. Bastante. Ah! Yo corro la media de verdad a cuatro cuarenta y cinco cada kilómetro. Y pensaba lo que tu. Un saludo. El Refugio de mis letras

    • Hola David,
      antes de nada, gracias por pasarte y comentar. Por favor, siéntete con total libertad para estar cómodo, leer algo más y seguir comentando.
      Bueno, la mayoría de veces llegamos a los sitios por casualidad, y, de vez en cuando, leemos lo que nos gusta. Me alegro de ello.
      Yo no corro medias, me conformo con 10k (salvo incursiones en cosas más largas, pero puntuales), tu tiempo me parece, ahora, inalcanzable.
      Lo que no entiendo es que pensaras como yo, ¿en qué?, ahí me he perdido, lo siento.

      Gracias de nuevo por la visita.

      Un abrazo.

      PD: Esto es lo bueno de internet y las redes, nos permiten estar en contacto con gente que no conocemos pero que, en esos giros inesperados, algunas veces, acabas conociendo de verdad.

Deja un comentario