Quédate con todo

Quédate con ese amanecer en la playa de Cadaqués, tú sentada entre mis piernas, viendo cómo iba naciendo el sol poco a poco en el horizonte, con el sudor todavía pegado a nuestros cuerpos de haber hecho el amor sobre la arena momentos antes de que apareciera el primer rayo.

Quédate con esa madrugada en las fiestas del pueblo, bailando lentamente, piel con piel, una melodía que sólo quedaba en nuestra cabeza porque la orquesta hacía rato que había dejado de tocar pero que nosotros nos empeñábamos en tararear al unísono entre los susurros que dejaban escapar los escasos milímetros que separaban nuestros labios.

Quédate con esa tarde de otoño en el Retiro, corriendo entre sus árboles, haciendo guerra de hojas secas a patadas con el pretexto de caer sobre ellas sólo para volver a sentir nuestros cuerpos pegados y fundirnos en un abrazo sólo deshecho por una risa, un empujón y otra carrera hacia el siguiente montón de hojas.

Quédate con ese helado a medias, sentados en esa terraza de la heladería de Alicante, al lado de un Mediterráneo azul en calma al que no prestábamos la mínima atención porque estábamos absortos en nuestras miradas, cada uno en la del otro, mientras pasábamos la lengua por la crema fría dejando que ambas se encontraran al final del recorrido y saboreando la dulzura del encuentro.

Quédate con esas lágrimas derramadas en el aeropuerto, aquel verano que tus padres te enviaron a Inglaterra para que mejoraras tu nivel de inglés. Lágrimas amargas por los tres meses de ausencia que auguraban y que suplimos esas largas cartas de letra redondeada que me llegaban cada semana en folios de colores y que me escondía a leer bajo el flexo de mi habitación para que no me las pillara mi hermano y se riera de mi. Quédate también con esas cartas.

Quédate con ese fin de semana en el camping de Salou, al que fuimos con la excusa de Port Aventura y en el que nuestros cuerpos se encontraron por primera vez totalmente desnudos. Esa noche en la que las yemas de nuestros dedos no dejaron ni un centímetro de piel por acariciar y nuestros labios se saciaron de cada poro recorrido, cada pliegue encontrado, cada arruga conquistada.

Quédate con cada foto, cada dibujo, cada vídeo, cada audio, cada mensaje, cada mail, cada carta.

Quédate con cada recuerdo, cada susurro, cada suspiro, cada lágrima, cada sonrisa, cada sueño, cada anhelo, cada palabra.

Quédate con todo.

Que yo me quedo con tu hermana.

 

 

Deja un comentario