Sólo quería una foto

 

 

 

Foto_robada

Una tarde fría de otoño, en la que se adivina ya el invierno, miras la hora, miras el cielo y dices: “Ahora, ideal”.

Dejas en casa a la familia, coges la cámara, el trípode y te vas.

Decides llegar dando un paseo, tres kilómetros. Hace frío, pero vas contento.

Llegas, miras la luz y piensas: “Tengo tiempo antes de que anochezca”. Colocas todo el material en el punto que deseas y empiezas.

Cuadres, enfoques, variaciones de apertura, de velocidad, pruebas, pruebas y más pruebas. Mientras, el sol va bajando, perdiendo la lucha por permanecer.

Pasan un par de perros: Fotos con ellos paseando. Tiene buena pinta.

Entre las variaciones, preparas varias tomas para un HDR, el primero que vas a probar. Lo haces con la ilusión del principiante.

Te giras y ves el pueblo precioso, en semipenumbra. Todavía se ven los edificios pero las farolas le dan un toque especial. Giras la cámara: Más fotos, más cambios de enfoque. Miras el visor, algunas prometen.

Ya queda poca luz. Vuelves al enfoque inicial y sigues disparando. Dos paseantes, ideal, más fotos.

Se hace de noche. Miras el contador: 83 fotos. Alguna se aprovechará.

Casi sin luz recoges todo, pliegas el trípode. Vuelta a casa casi a oscuras. Ha valido la pena. La sonrisa así lo indica.

Al llegar a casa sacas el ordenador, sacas la tarjeta y la insertas en el lector.

Vaya, ha tropezado una de las partes de la tarjeta con la esquina del visor, abriendo el plástico y rompiendo las conexiones. La tarjeta totalmente inservible.

Esta semana no hay foto en el blog, ni la habrá.

El mal humor te va a acompañar durante toda la semana, lo sabes.

 

 

5 Respuestas a “Sólo quería una foto

  1. Pues espero que mermara el mal humor, porque la foto es impresionante.
    Que suerte ,haberte descubierto.

  2. Bueno, eso prometía. Un saludo.

  3. De nada, ha sido un placer. Realmente leí antes la última entrada, la que trata del final del verano. Durante bastantes años, cuando estudiaba, fui, en verano, en grupos de música de baile como el que nombras en la entrada. Bueno, tú le llamas orquesta, creo, aunque sólo llevan guitarras, bajo, batería, pero no instrumentos como la trompeta, el trombón, o el saxo, y terminan cuando parece que sale el sol. Realmente terminábamos, entonces, hace veinte años y más, antes de que se hiciera de día, y no se terminaba con canciones lentas sino rápidas. No es una crítica negativa a lo que escribes, espero que no lo tomes así, ya que lo que describes lo he visto desde arriba del escenario algunas veces y es verosímil, ya lo creo, todo. Hay un tono nostálgico buscado intencionadamente, creo.
    En fin, no me enrollo más, un placer leerte y ver también tus fotos.

    Un saludo

    • Hola de nuevo.
      Aquí se llaman orquestas, aunque son tal y como tu cuentas, supongo que será reminiscencias de hace años. También empiezan con lento (pasodobles, etc) y acaban rápido, con canciones más modernas. Pero me he permitido la licencia para el relato.
      Aquí, en mi pueblo, hay tres verbenas en las fiestas patronales. En una de ellas, la última, la música acaba pasadas las 7, con el sol fuera. De hecho, la semana pasada, estuvimos en una en el pueblo de al lado y nos fuimos a casa ya de día, de ahí que, para mi, ese hecho sea normal.
      Y tranquilo, no me lo tomo como crítica, de hecho, me gustan los comentarios así.
      Y si, tienes razón, el tono nostálgico está buscado intencionadamente, al fin y al cabo, es un relato que busca despertar recuerdos.
      Gracias de nuevo por contestar.
      Un saludo.

Deja un comentario