Sonrisa obligada

Como cada día, suena el despertador. Me levanto, voy al baño, me echo agua fría en la cara y me miro al espejo mientras dejo que las gotas resbalen por mi piel.

Como cada día, me quedo unos segundos mirando mi expresión en el espejo, haciendo balance del día anterior, del descanso obtenido y pensando lo que, espero, me depare el día que entonces empieza.

Sin embargo, hoy ha habido algo distinto: Antes de coger los utensilios para afeitarme, he seguido un poco más viendo mi cara reflejada y me he obligado a sonreír. De varias formas; con la boca más abierta o cerrada, enseñando los dientes, escondiéndolos, forzando los labios… De varias maneras y durante un buen rato, me he obligado a sonreír.

Y es que llevo unos días de bajón, triste, deprimido, sin ganas de nada, ni de escribir, ni de crear, ni de fotografiar. Parece que mi creatividad, tanto profesional como personal se ha ido, se ha esfumado, dejándome huérfano de letras, miradas, números e ideas.

Y realmente me extraña, pocas veces me había pasado el tener una sequía de estas dimensiones. Habitualmente, cuando estoy triste es cuando mejor salen las palabras de mi imaginación y se plasman en letras sobre el teclado, dejando relatos que fluyen por lo más oscuro de mi ser. Es en esos momentos de bajón cuando parece que las ansias de contar historias, de narrar situaciones, se apodera de mi, dejando que bailen mis dedos sobre las teclas al son de un cerebro lúcido, rápido. Suelen ser mis mejores relatos, los más completos, los más perfectos, aquellos con los que más disfruto con su lectura posterior.

Sin embargo, hoy no he querido seguir la tendencia y me he obligado a pensar en positivo, a sonreír, a ver la vida con alegría. He querido dejar de lado todas esas maravillosas historias que escribo cuando estoy deprimido, y que hablan de desamor, violencia, asesinatos, suicidios y sangre.

Porque, eso si, cuando estoy triste escribo, y mato.

¿Y por qué no quiero que sea así?

Porque el problema es que no siempre es en ese orden.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Este breve relato está escrito junto a una copa de Cardhu con hielo, como bien me aconsejaron que hiciera @inesbajo, @bebra_enf y @dtorresd6

Va por ellos.

 

7 Respuestas a “Sonrisa obligada

  1. Y cuando dices que la inspiración se ha ido, nos sorprendes con esto. Estaba claro que había que darte un pequeño (mínimo) empujón para que saliera.
    Solo espero que este relato no sea autobiográfico.
    Gracias por la dedicatoria, nos tomaremos esa copa pronto, seguro ;)

    • El empujón y la promesa de la copa, ambas cosas han sido buenas.
      Y, respecto a la cuestión sobre si es autobiográfico, mi abogado me ha aconsejado que diga que no, puesto que nunca pudieron probarlo.

      Gracias por empujar y pasarte.

      Un beso.

  2. Optar por hacer un poco de Sue Ellen y escribir con una copa casi siempre funciona..

    A mi se me ocurren las mejores ideas cuando lloro…y cuando no duermo..soy un torrente de ideas. Feliz escribo peor…

  3. ¡¡deja de darme las gracias!!! XDD

  4. Tu necesitas chocolate frito y un abrazo!
    Te veo el viernes :)

Deja un comentario