Archivo de la etiqueta: examenes

Venganza

De los nervios. En aquel momento su ofuscación era tal que hasta las gotas de sudor le corrían la frente al apretar los dientes.

Aquel profesor le tenía manía. Ese pensamiento no se le iba de la cabeza. Desde el primer momento en que levantó la mano para hacerle una pregunta en clase vio en su cara como la incomodidad daba paso a un desprecio. Le había dejado en evidencia delante de toda la clase y eso lo iba a pagar.

Mientras rascaba el filo del cuchillo con el afilador para dejarlo listo para su uso iba repasando con su mente cada una de las miradas, las respuestas, las burlas, los desprecios que le había ido haciendo a cada una de sus intervenciones en clase. Le había dado igual que fueran preguntas, dudas o aclaraciones: Había vomitado su respuesta con vehemencia, aprovechando el mínimo resquicio de la pregunta para dejar a “usted, alumno” ,como le gustaba nombrarle, bien claro quién mandaba allí.

Luego vino la primera época de exámenes. Esa nota injusta, totalmente subjetiva, junto a su cara de satisfacción en la revisión de la misma al dejar totalmente claro que el mismo no estaba para aprobar y que debía de aplicarse más para el siguiente.

Pero lo tenía decidido. Iba a dejarle claro quién era él y de lo que era capaz. Le iba a demostrar que tenía agallas, fuerza y determinación. Que no le temblaba el pulso por mucho que a él le pareciera lo contrario. Le iba a borrar de un plumazo esa estúpida sonrisa de la cara.

Comprobó una vez más el filo del cuchillo y, satisfecho, lo dejó junto al resto. Comprobó que todo estaba en orden y le dio al interruptor. El letrero luminoso que rezaba “Carnicería” se encendió dejando a la vista la carne sangrienta recién cortada para su consumo.

Atendió al primer cliente con su mejor sonrisa mientras en su mente se dibujaba la imagen de una vida mejor cuando consiguiera aprobar la carrera que estudiaba por las tardes y pudiera, al fin, cambiar de trabajo.

Lo conseguiría, por mucho que le pesara al inepto del profesor

;

…………………………………………………………………………………………………………….

La culpa de esta historia es de @Goroji

Gracias por tus tres palabras