Archivo de la etiqueta: inesperado

AQUEL OTOÑO

Llegó inesperado, como de costumbre, como esas primeras hojas naranjas que el viento arrastra al principio del otoño y que ya se dejaban ver por las calles de la urbanización.

María estaba sentada, leyendo tranquilamente cuando escuchó el característico tono de “la cucaracha” que le había puesto al claxon del coche años atrás. Antes de que se pudiera levantar los niños ya corrían dirección a la calle gritando “papá, papá”.

Llegó al porche justo en el momento en el que cogía a los niños, uno con cada brazo y se los llevaba a los hombros, mientras ellos le comían a besos y a preguntas.

Llegó hasta ella con los niños en brazos y su “hola cariño” sonó más dulce que el tierno beso que depositó en sus labios, como si volviera del trabajo tras una jornada cualquiera.

Fue un otoño intenso, lleno de excursiones, comidas, juegos y deberes de los niños y de caricias, de besos y revolcones robados en los momentos en que éstos estaban en el colegio. Un otoño de salidas a cenar, de recuperar a la canguro y de cine infantil. De largas tardes junto a la ventana viendo llover mientras la mesa se llenaba de naipes, dados, fichas y preguntas. Un otoño que pasaba tranquilo y feliz mientras ella miraba de vez en cuando de reojo al móvil eternamente encendido junto a la mesilla de noche.

Una noche de tormenta, de esas en las que la luna llena no se atreve a dar su luz a través de las nubes sonó el teléfono. Eran las tres de la mañana. Él se levantó de la cama y salió a la cocina mientras hablaba en voz baja, como siempre que lo hacía cuando hablaba con ese teléfono. María sólo alcanzó a oír su último “si señor”.

A las dos horas se despedían en el porche, ella con una taza de café humeante en las manos y él con su sempiterno petate verde colgado del hombro, lleno de todo lo imprescindible. Su “adiós cariño, despídeme de los niños” sonó igual de dulce que la última vez pero mucho más triste.

Se fue en silencio, bajo un cielo gris plomizo en el que empezaba a deslumbrarse las primeras luces del día, en silencio para no despertar a los niños. Y María se quedó viendo cómo el coche avanzaba por las calles de la urbanización mientras una lágrima bajaba por su mejilla. Sabía que volvía la tensa espera, los sobresaltos cada vez que sonaba el teléfono con la esperanza de que no fuera el gobierno anunciándole que nunca lo volvería a ver.

 

La culpa de esta historia es de @mariagomez