Archivo de la etiqueta: marejada

Zozobra

Se dejó caer sobre la cama, a plomo. Un zapato salió despedido de su pie y tropezó contra la cómoda para caer después al suelo de forma violenta, golpeando el tacón contra el parqué, como un martillo.

Se llevó las manos a los ojos y los frotó, suavemente, como intentando quitarse el sueño que se pega a los párpados por la mañana. Solo que era poco antes de la cena, y ella no había dormido.

Suspiró y se quedó mirando el techo. Su corazón latía con fuerza, desbocado. Al igual que su respiración, agitada, entrecortada. Imposible de acompasar ambos, optó por intentar calmar la segunda.

Su mente bullía. Su cabeza era una amalgama de ideas, imágenes, mensajes, sentimientos cruzados y confusión. Por mucho que intentaba ordenar todo lo que pasaba por su mente, nunca llegaba a atar todos los cabos. Su corazón se lo impedía, volviendo a enmarañar todo lo ordenado hasta el momento y añadiendo más elementos discordantes.

Empezó a tirar de hilo, intentando recordar en qué momento su vida cambió de sentido, cuándo las aguas tranquilas del mar por el que navegaba se habían transformado en una marejada que movía su bote de un lado al otro haciéndole perder el equilibrio constantemente.

Cerró los ojos intentando dejar la mente en blanco, no pensar en nada, vaciar sus ideas para empezar de cero. Únicamente el sonido del agua de la ducha de su marido, en el baño al lado de la habitación, rompía el silencio en que la estancia estaba sumida.

De pronto, otro sonido la sacó de sus pensamientos. Una campana digital sonaba en su tablet, apoyada en la mesita. Se levantó sobresaltada, como un resorte y la cogió. Con dedos temblorosos pulsó los números correspondientes al desbloqueo del aparato.

El corazón le dio otro vuelco al leer las letras que le devolvía la pantalla: “No puedo esperar a volver a imaginarte. ¿Qué llevas puesto?”. 

Sonrió, se sonrojó y volvió a suspirar.

La marejada se estaba convirtiendo en tormenta.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Fue @Bebra_enf quien vino de visita y nos propuso las tres palabras que han estimulado mi imaginación para este relato (Zapato, marejada, tablet).

Gracias, Bea, por tu visita y tus palabras. Espero que te haya gustado y vuelvas a esta casa de vez en cuando. Este es tu relato.