Archivo de la etiqueta: pozo

Deseo

Mi papá, en su lecho de muerte, me dijo que lo más importante en un hombre era su palabra, que podía ser cómo fuera, pero que nunca faltara a mi palabra, pues sólo los hombres capaces de mantenerla eran dignos de respeto.

Como no podía ser de otra forma, le prometí que siempre la cumpliría.

Así que, aquel día, cuando, con mi mejor traje, recién salido de la peluquería, con una rosa en una mano y una caja de bombones en la otra me planté delante de ella, titubeante pero decidido y le prometí que cumpliría todos su deseos, no hubo marcha atrás.

Ella me miró como se mira a ese perro vagabundo que, sucio y esquelético, moviendo la cola suplicante, mendiga un trozo de pan para poder subsistir y, mirándome a los ojos, poco a poco, me dijo: “Deseo no volver a verte jamás”.

Una navaja, una pala y dos metros cúbicos de tierra me avalan como hombre de palabra.