Archivo de la etiqueta: segorbe

Sigilum Civitatis Segobricensis

Símbolos.

Espectadores pasivos del paso del tiempo, más allá de las épocas, de las vidas, de los siglos.

 

 

 

Otoño en la glorieta

 

Da igual los años que pasen, siempre es un placer pasear pisando la alfombra de hojas que el viento del otoño va dejando como migas de pan en su camino de vuelta a la primavera.

La Glorieta tiene algo único, mágico.

Tiene el alma de miles de segorbinos en ella.

 

Colores de fiesta (Bonus track): Autorretrato

Carreras, caballos, cintas, toros, petardos… fiestas, al fin y al cabo.

Y allí estoy yo, con mi cámara, intentando ver las cosas de forma diferente.

Y así las intento transmitir.

Y, es que, así soy yo.

 

Colores de fiesta (VI): “Entrada de toros”

 

Un minuto. Es poco, pero se hace largo.

Gente que se aparta, las astas rozando el caballo. Gritos, emoción, nervios.

Pero, al final, la recompensa del trabajo bien hecho. Los toros están en la plaza.

Es el momento de recibir los aplausos y felicitaciones.

Colores de fiesta (V): Escalera

Estar en riesgo o salvado.

Disfrutar o sufrir.

Espectador o participante.

Cuando llega el toro embolao, la diferencia entre muchas formas de estar es un peldaño.

El primer peldaño de la escalera.

Colores de fiesta (IV): Toro embolao

Nervios. Gritos. Risas.

Una carcasa, sale el toro embolao, pero hoy los protagonistas son otros, son toreros valientes que se arriman al toro con respeto, pero sin miedo.

Simplemente ganas de pasarlo bien.

Es su toro, el que más disfrutan, el que más recuerdan.

Colores de fiesta (III): Cross

 

“Todos preparados”, se adivina a escuchar entre el griterío de la gente concentrada en la plaza.

Los de fuera, porque ellos no, ellos están concentrados, no apartan la vista del señor que lleva un pito en la boca y tiene la mano levantada. Saben que, en el momento en que suene el pito, él bajará la mano y habrá llegado su momento, el momento de la verdad, el momento de ser el más rápido y conseguir llegar el primero a la meta.

Suena el pito, baja la mano y empieza la carrera. Son los más pequeños, antesala de la carrera “de verdad”, la de los mayores. Aunque, para ellos, su carrera es la de verdad.

 

Colores de fiesta (II): Carreras de cintas

Una mano, un lápiz, pericia, destreza…

Un breve gesto con los pies y el caballo sale al trote, el jinete levanta la mano e intenta deslizar el lápiz entre la anilla.

La multitud grita cuando el caballo sigue y sobre la mano del jinete asoma una cinta blanca.

Ha acertado. Es merecedor del premio.

 

 

Colores de fiesta (I): Batukada

Gente en la calle, sonido de voces, gritos, móviles… y, de repente, sobre ellos, tambores, pitos, ritmo.

Una mancha naranja se va abriendo paso entre la multitud, que se aparta sin poder evitar seguir el ritmo, con las manos, los pies, la cabeza.

Aplauden, saltan, bailan al compás.

Es fiesta, es música. Es una batukada.

Y ellos saben cómo hacernos vibrar con su ritmo.

 

Decadencia

Edificio en la calle castellanos de Segorbe

En un momento, en un instante, algo ocurre en tu vida, algo cambia, algo que te obliga a cambiar.

Entonces lo dejas, te dejas, te vas, lo abandonas.

Empieza la decadencia. Cada vez te cuesta más volver, hay más para arreglar, se amontona el trabajo por hacer.

Hasta que no puedes más.

Es el momento del fin.

 

Cámara: Nikon D3100

Abertura: f/5,6

Velocidad: 1/125 s

Sensibilidad: ISO-100

Flash: NO

Photoshop: SI, retocados niveles de brillo y saturación.